Logotipo Oro Negro

Instalaciones eléctricas

En primer lugar es importante aclarar que el mantenimiento de instalaciones eléctricas se encuadra en un proceso más global que es el del mantenimiento industrial en sí.

El mantenimiento se define como un proceso genérico que consiste en un conjunto de acciones encaminadas a la preservación de la maquinaria, el equipo y las instalaciones con el fin de que las mismas sigan sirviendo en condiciones óptimas para el servicio que han sido adquiridas, evitando o minimizando sus fallas durante su vida útil y aumentando su eficiencia.

Entre algunas de las instalaciones más comunes en las cuales la energía eléctrica se manifiesta en los equipos podemos mencionar los motores eléctricos y los generadores, la iluminación, las líneas eléctricas, las cajas de conexión, los interruptores, etc.

Las fallas en los sistemas que funcionan con energía eléctrica se traducen en grandes pérdidas económicas, por lo que se hace necesario asociar el mantenimiento con una tarea preventiva.

Fiabilidad, mantenibilidad y disponibilidad

Estas tres funciones se pueden enfocar de forma provisional (antes del uso) o de manera operacional (durante o después del uso)

Funciones primarias del mantenimiento

  • Partir de un anteproyecto
  • Elaborar un cronograma    de actividades
  • Corroborar la factibilidad de energía eléctrica en la zona

Plan y tipos de mantenimiento

El manteamiento integra un plan de acción integral, en donde acciones primarias y secundarias se combinan para alcanzar mejores resultados. En él se pueden medir los valores de algún equipo, reemplazar alguna pieza o evaluar las instalaciones. También es posible asesorar en la compra de nuevos elementos, realizar historiales de mediciones e inventarios de repuestos y suministros.

“Por lo general, se realiza un recorrido por las diferentes áreas del inmueble y se verifica si las instalaciones se encuentran en conformidad con el proyecto. En caso de que existieran algunos detalles, se pueden ajustar y prevenir defectos”, agrega el equipo de JM Morelos.

Tipos de Mantenimiento

  • Mantenimiento rutinario:    se realiza diariamente y consiste en una serie de tareas elementales, como toma de datos, inspecciones visuales, limpieza, lubricación, entre otras.
  • Mantenimiento correctivo: está orientado hacia la consecución de cero accidentes, cero fallas y cero defectos. El objetivo es alcanzar la calidad total y la mejora continua.
  • Mantenimiento programado: en él se establecen las tareas de arreglo, reparación y sustitución.
  • Mantenimiento preventivo: determina los elementos que serán motivo de inspección. Se evitan fallas a futuro y se ahorra dinero.
  • Mantenimiento predictivo: se anticipa la falla por medio de un seguimiento para predecir el comportamiento de una o más variables de un equipo. Se basa en un proceso de mediciones.

Línea gratuita para Bolivia Oro Negro

800 12 1919